Izquierda Unida de San Andrés del Rabanedo nos hemos abstenido en la aprobación del presupuesto después del compromiso firme y registrado en acta de aceptar las inversiones solicitadas.

 

  • Izquierda Unida de San Andrés del Rabanedo nos hemos abstenido en la aprobación definitiva del presupuesto, como muestra de buena voluntad, ante el compromiso firme adquirido por el equipo de gobierno de aceptar las inversiones que hemos solicitado para el municipio.
  • Permitir con la abstención la aprobación del presupuesto no implica apoyar a los cuatro corporativos del equipo de gobierno que están siendo investigados y que por responsabilidad política deberían dimitir.

 

Izquierda Unida de San Andrés del Rabanedo nos hemos abstenido en la aprobación definitiva del presupuesto, como muestra de buena voluntad, ante el compromiso firme adquirido por el equipo de gobierno de aceptar las inversiones que hemos solicitado para el municipio y exigido que conste en acta.

Izquierda Unida consideramos que el presupuesto presentado por el equipo de gobierno es un presupuesto que solo tiene en cuenta el cumplimiento del plan de ajuste olvidándose de los temas sociales, tan importantes para el bienestar de la ciudadanía de San Andrés del Rabanedo. El plan de ajuste se hizo desde despachos de Madrid que desconocen la realidad de nuestra población, y cómo fue generada la deuda.

Siendo prácticamente imposible que Arau entre en funcionamiento a lo largo de este año, solicitamos que con ese dinero se apoye a las asociaciones del municipio, al deporte, actividades de la juventud, solidaridad con los municipios de Cuba y Sahara con los que estamos hermanados y arreglo de jardines y parques de nuestro municipio.

Asimismo con los 78.000 euros que no se van a gastar, porque no se nos ha concedido la subvención europea de EDASU, adquisición de vehículos eléctricos, se inviertan en la nave para los camiones de recogida de basura, y equipamiento de casas de cultura y actividades culturales.

Este “acto de buena voluntad” no significa que Izquierda Unida no sigamos muy preocupados por la situación actual de sospecha que recae sobre este consistorio tras los registros efectuados en las dependencias municipales, el pasado 3 de julio. Seguimos considerando que por higiene democrática las personas investigadas deberían dimitir de sus cargos públicos, siempre, como no puede ser de otra forma, con el máximo respeto a la presunción de inocencia a la que tienen derecho.

Permitir con nuestra abstención la aprobación del presupuesto, para Izquierda Unida, no implica apoyar a los cuatro corporativos del equipo de gobierno que están siendo investigados y que por responsabilidad política deberían abandonar su cargo. Nos reiteramos en nuestra petición de dimisión para que el ayuntamiento sea creíble ante la opinión pública.